martes, agosto 21, 2007

La donación del Papa

El Papa Benedicto XVI acaba de aprobar una ayuda solidaria a los afectados por el terremoto del 15 último por el monto de US$ 200 mil para atender las necesidades urgentes de los mismos. Entiendo que esto se refiere a ropa y alimentos entre otros bienes de primera necesidad.

Lo que llama la atención del comunicado es la declaración siguiente:
Con este gesto, el Santo Padre desea expresar la solicitud de la Iglesia Universal para las personas que han perdido a sus seres queridos y sus bienes, mientras alienta a todos los fieles y a las organizaciones de ayuda a comprometerse con toda obra de caridad fraterna posible y coordinada a favor de las poblaciones afectadas.
¿Es la Iglesia Católica, la Iglesia Universal?

En la primera quincena del mes de julio del presente año, hubo un pequeño intercambio de declaraciones entre las iglesias evangélicas luteranas y la Iglesia Católica ante la sorpresiva aseveración de esta última, en el contexto del proceso ecuménico vivido por varias denominaciones cristianas, de que el término 'Iglesia' sea una denominación exclusiva de esta organización 'en sentido propio'.
En tanto que esta posición no es nueva para nosotros, estamos entristecidos y desilusionados que esta [aseveración] sea reformulada nuevamente para nuestro actual contexto.
Fue la respuesta del Rev. Ishmael Noko, secretario general de la Federación Mundial Luterana ante la emisión del documento "Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la iglesia" el 10 de julio del presente año (ver aquí).

En el Perú no he escuchado una reacción similar del resto de Iglesias cristianas y no cristianas ante esta declaración, porque en realidad ha sido innecesario hacerlas. Organizaciones católicas y no católicas se han hecho presentes por igual para ayudar a los afectados por el terremoto sin discriminación de algún tipo. Esto consta en los reportes de las acciones a favor de los damnificados recopilados por el INDECI (pdf).

No obstante, conforme van pasando las horas y los días, las oportunidades para decir "esta boca es mía" han aparecido, desnaturalizando las acciones que en un primer momento aparecen como buenas.

Tómese como ejemplo las declaraciones del propio Presidente Alan García diciendo ¿Dónde están [las organizaciones civiles, los sindicatos, los artistas, etc.]?. ¿Se está preparando alguna renovada ofensiva contra las ONG o la CGTP? O si no véanse los costosos paneles y avisos publicitarios de algunas empresas pidiendo recursos para apoyar a los necesitados. ¿Cómo harán estas empresas para rendir cuentas a la ciudadanía de los recursos percibidos y entregados?.

Y es que el infierno está plagado de buenas intenciones.

Espero que en nombre de la ayuda a los afectados del terremoto se deje de arriar banderas ideológicas sin sentido precisamente en nombre de ellos. La ayuda debe promoverse, llegar a quienes lo necesiten y hacerse la respectiva rendición de cuentas a la ciudadanía y el mundo que está confiando en que estas organizaciones están haciendo su trabajo. Y punto.

No hay comentarios.: