jueves, noviembre 15, 2007

Fuentes de cocodrilos

Hace un par de días leí un artículo de Humberto Campodónico titulado "Salarios y ganancias: boca de cocodrilo" donde presenta el comportamiento de la participación de las remuneraciones y del excedente de explotación (ganancias del capital) agregados de 1990 hasta el 2006, inclusive. De acuerdo con su artículo, ambas participaciones describen un gráfico que parece una "boca de cocodrilo" (ver artículo en Cristal de Mira) y de acuerdo con ello afirma:
Se corrobora que los empresarios están obteniendo utilidades netas extraordinarias y sí se benefician del crecimiento económico. Por eso, bien visto el gráfico, del 2003 al 2006 la desigualdad se ensancha como boca de cocodrilo.
[...]
Una adecuada política socialdemócrata, o de "cambio responsable", debiera pugnar por una mayor equidad. Pero no. Solo se escucha la prédica de la derecha económica, que insiste en los "sobrecostos laborales", que no hay que subir el miserable salario mínimo (a pesar de que ha aumentado la productividad) y que bloquea desde hace 6 años la promulgación de la Ley General del Trabajo.
[...]
[H]ay crecimiento económico, pero no redistribución porque las ganancias se las quedan unos pocos, sobre todo las grandes empresas mineras y petroleras.
La última afirmación de Humberto deja espacio para el discurso belicista contra las mineras y petroleras que operan en nuestro país porque no saben traducir su inmensa riqueza en beneficios para el resto de la sociedad. No tienen por qué saberlo, pues su inversión es poco intensiva en mano de obra.

Sin embargo, una exploración más minuciosa de los datos según sectores nos permite apreciar que hay otros sectores que sí debieran repartir sus beneficios con mayor eficiencia pues son intensivos en mano de obra, como por ejemplo la industria y el sector de transportes y comunicaciones.

Los gráficos que presento a continuación nos muestran la información de la participación de las remuneraciones y el capital en cada uno de los sectores de actividad económica que conforman el PBI excepto el de gobierno. La información pertenece al INEI pero me fueron proporcionados gentilmente por el propio Humberto (gracias!). He resaltado en naranja los sectores que han contribuido con su desigualdad a la desigualdad global de la economía entre trabajo y capital. Con amarillo están marcados los sectores que tienen la tendencia a ser desiguales (comercio y otros servicios). Los de color verde son los sectores que muestran un incremento de los salarios de los trabajadores o una tendencia en tal sentido (agricultura, electricidad y agua, construcción, restaurantes y hoteles). Finalmente, en blanco aparece un sector que ha tenido un comportamiento que no he podido explicar que es el de la pesca.



La moraleja que presentan estos gráficos es que para combatir la desigualdad en nuestro país deben aplicarse políticas sectoriales precisamente en los sectores que deterioran con mayor fuerza la equidad donde es posible tener un mayor impacto en el bienestar de la población. Este es el caso de la manufactura que todavía sigue viviendo de la política del "cholo barato".

De otro lado, es necesario potenciar los sectores que pueden contribuir hacia la equidad. Para buena fortuna estos recaen en actividades que tienen potencial competitivo en nuestro país como el turismo y la construcción.

No hay comentarios.: