lunes, octubre 27, 2008

El FMI y su rescate del mundo en desarrollo

Dani Rodrik escribe por segunda vez, en su blog el artículo Acción urgente del FMI:
La solución es clara. El FMI, posiblemente junto con los bancos centrales del Grupo de los 7, ha de actuar como un prestamista de último recurso para los mercados emergentes. Estos países han de tener amplio acceso a la liquidez en monedas de reserva - de manera rápida y con pocas ataduras - para que sean capaces de defenderse de lo que de otro modo puede ser una derrota histórica de sus monedas. Y China debería participar en: destinar una parte de sus casi $ 2 billones de reservas disponibles para apoyar la ampliación de líneas de crédito a todo el mundo.
Jeffrey Sachs, complementa de una manera más amplia y coherente en su artículo La mejor receta para evitar la recesión global en Financial Times (resaltado propio):
Todo [plan de expansión] coordinado debe incluir las siguientes acciones. En primer lugar, la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón deben extender líneas swap a todos los principales mercados emergentes, como Brasil, Hungría, Polonia y Turquía, a fin de evitar una drenado de las reservas. En segundo lugar, el Fondo Monetario Internacional debería extender préstamos de baja condicionalidad a todos los países que lo soliciten, comenzando por Pakistán. En tercer lugar, los EE.UU. y los bancos centrales europeos y los reguladores bancarios deberían trabajar con sus grandes bancos para disuadirlos de retirar abruptamente sus líneas de crédito de operaciones en ultramar. España tiene un papel que jugar con sus bancos en América Latina
[...]
En sexto lugar, los EE.UU. y Europa deberían ampliar los créditos para la exportación de los países en desarrollo de ingresos bajos y medianos, no sólo para cumplir con sus promesas incumplidas de ayuda, sino también para funcionar como un estímulo contra-cíclico. Sería una tragedia que sufran las grandes empresas de infraestructura cuando el mundo en desarrollo clame por mayor inversión en infraestructura.
Así que las oportunidades para paliar la recesión para los países industrializados, tanto desde el punto financiero como real (al menos por el lado de la infraestructura), son más que evidentes. El FMI logrará un nuevo ciclo de aprendices de mago de la economía que recibirán sus lecciones de quienes precisamente no fueron responsables con el manejo de la misma. Por otra parte, las oportunidades de hacer negocio (¿Doing Business?), en Estados endeudados, subdesarrollados, agobiados por las menores exportaciones, son más provechosas en países que fueron arrasados por una crisis que por aquellos que hicieron reformas para garantizar la estabilidad de las inversiones futuras.

En fin. Tenemos pan para discutir para bastante rato.




No hay comentarios.: