martes, octubre 14, 2008

Montesinos y la carrera presidencial estadounidense

Leyendo el blog de Freakonomics, encuentro este animado articulo que pretende obtener lecciones para la campaña de McCain a partir de la estrategia de gasto de Vladimiro Montesinos para sobornar en el Perú.

De acuerdo con esta fuente, cerca de USD 3 millones mensuales fueron utilizados para mantener al Ing. Alberto Fujimori en el poder, "aceitando" (usando la nueva terminología de León) a jueces, oficiales de la policía, militares, políticos de oposición y propietarios de canales de televisión. De estos, el último grupo (las telecomunicaciones) fue el que concentró la mayor cantidad de aportes. Así lo señala el estudio revisado por Freakonomics (ver estudio aquí):
Un sólo soborno a un canal de televisión fue cuatro veces más grande que el total de sobornos destinados a políticos de oposición. [...] La preferencia revelada entonces es que, el más fuerte apoyo del poder del gobierno estaba en las noticias diseminadas por los medios de comunicación.
Ello, junto con la constatación arribada de este otro estudio (descargar aquí en pdf),
La cantidad de dinero gastada por los candidatos poco importa en absoluto. Un candidato ganador puede reducir su gasto en la mitad y perder sólo el 1 por ciento de los votos. Mientras tanto, un candidato perdedor que duplica su gasto puede esperar a cambio el voto en su favor por el mismo sólo el 1 por ciento. Lo que realmente importa para un candidato político no es cuánto dinero gastaría; lo que importa es quién eres.
...hace que el autor del artículo se explique cómo Obama invierte fuertemente (más de USD 100 millones sólo en el mes de septiembre) en cómo los medios hacen ver quien sería Obama, en vez de quien es realmente. Al mismo tiempo, recomienda a McCain "enviar un poco de dinero a sus amigos en los medios" para obtener algún incremento en la proporción de votos a su favor.

Lo curioso del tema es que habría sido más conveniente para Freakonomics comparar las elecciones presidenciales de Perú en 1990 con las que lleva en la actualidad la carrera presidencial estadounidense. Creo que incluso sería más preciso señalar las elecciones presidenciales de 1990 durante la campaña de la segunda vuelta. Ello con la finalidad de que no se hagan interpretaciones apresuradas con sus consecuentes recomendaciones fuera de lugar.

En efecto, la campaña presidencial de 1990 durante la segunda vuelta tuvo a dos competidores: el ingeniero Alberto Fujimori y el novelista Mario Vargas Llosa. La campaña del último tuvo una movilización impresionante de recursos en los medios, para el que no hay estimación cierta y verificada hasta la fecha. Mientras tanto, la campaña del ingeniero, fue bastante austera y limitada a la declaración de una promesa incumplida poco después de ganadas las elecciones: no aplicaremos el shock económico que piensa hacer el otro.

En ese sentido, cobra notable importancia las conclusiones obtenidas del estudio de Levitt; pero para señalar que, al menos en el caso peruano de 1990, se voto en contra de, en vez de. Existen célebres trabajos realizados por Fernando Tuesta o Martin Tanaka donde se discute este tipo de cuestiones que espero volver a revisarlos en breve para dialogar sobre el tema.

No hay comentarios.: