viernes, diciembre 19, 2008

Diálogo de planes

La CONFIEP acaba de presentar su plan de inversiones por un monto que bordea los 14 mil millones de dólares, respondiendo así al llamado del Presidente de presentar su parte del plan anticrisis. Sinceramente, no pensé que el principal gremio empresarial peruano le diera tanta importancia a dicho llamado, por la sencilla razón de que lo que ha presentado el gobierno no es en realidad un documento que merezca llamarse un Plan Anticrisis

Desde que este documento fuera compartido en los medios periodísticos virtuales, sólo se han escuchado voces de escepticismo y críticas al referido documento ya que solo presenta un esquema de actividades gruesas en una página bastante escueta. Lo han criticado académicos, analistas, activistas y tecnócratas, y el que escribe en esta página. No sólo a través de la pluma, sino también a través de participaciones en diversos foros y conversatorios acerca de la crisis financiera internacional y lo que debemos hacer como país para afrontarlo de manera racional y coherente.

Pero de pronto tomé conocimiento de la declaración de la misión del FMI que hace alusión acerca de la existencia de dicho documento. También apareció el ofrecimiento del actual ministro de economía de explicar con todo detalle el documento del Plan ante el Congreso de la República. Y ahora, obtenemos la respuesta formal del empresariado peruano que mediáticamente, ha sido presentado ante los medios, pero el documento no ha sido compartido en sí con la sociedad.

En este punto me pregunto. Cómo es que hemos llegado a este punto de diálogo político entre empresarios y el gobierno de García? Por qué los empresarios han dado la venia a dicho Plan como lo ha hecho el FMI? Básicamente porque el Ejecutivo ha dado señales claras sobre qué cuestiones se puede negociar con motivo de la crisis.

En primer lugar, la formulación explícita en el Plan Anticrisis de que la mayor carga de endeudamiento a tomar será con el Fondo Monetario Internacional. Esta organización que hasta hace sólo un par de meses atrás era considerada en proceso de extinción, de pronto, es levantada del polvo como la solución para los países en desarrollo frente a la ola de crisis que viene de los países industrializados. Estos préstamos a tomar son una oferta clara de asociación frente a la crisis.

En segundo lugar, tenemos la actividad más importante que contiene el plan anticrisis que es la inversión en infraestructura y vivienda. No quedó claro en un primer momento de qué se trataba esta oferta, hasta que el Presidente comenzó a realizar el anuncio explícito de que los empresarios podían pagar impuestos realizando obras. Esto llevó a la evidencia de una estupenda oportunidad de negocios mutuamente beneficios una vez terminada la próxima ley de las Asociaciones Público Privadas.

Qué sigue después de este acercamiento? La negociación entre las partes interesadas y el verdadero plan de acciones que se implementarán entre el 2009 y 2010. Con esto, probablemente, estemos asistiendo al mejor momento de entendimiento entre el empresariado peruano y el gobierno en un contexto de crisis internacional. Esto probablemente dará lugar a una serie de inversiones que son necesarias en muchas partes, pero probablemente en otras no lo sea tanto así.

Lo que más me preocupa a estas alturas, es que estos planes son cifras entre los actores de élite de nuestra sociedad. En esta mesa no están convidados los pequeños y micro empresarios. Tampoco están los trabajadores de cualquier tamaño de empresa. Este diálogo de planes, no se explica cómo serán beneficiados estos sectores, lo que en otras palabras implica que tendrán que vérselas ellos mismos.

Pero probablemente me equivoque. Y ojalá se den algunos efectos de encadenamiento o arrastre desde los grandes empresarios hacia la mediana, pequeña y microempresa. Y con ello hacia los trabajadores y sus familias. Habrá que vigilar para que esto se haga realidad de alguna forma.

No hay comentarios.: