lunes, diciembre 08, 2008

Dogmas de fe

La revista Finanzas y Desarrollo del FMI, declara hoy, como un dogma de fe, que la apertura comercial promueve altas tasas de crecimiento económico y con ello los pobres se benefician. El secreto del éxito de esta fórmula de desarrollo, recomendada para los países de bajos ingresos, es que estos deben encontrar su ventaja comparativa y realizar su estrategia de crecimiento sobre ella.
"Cualquier país de bajos ingresos, con escasos capitales, que intente desarrollar industrias intensivas en capital en contra de su ventaja comparativa terminará con una economía cerrada y no competitiva. Los pobres sufrirán por un crecimiento lento y escaso de empleos". 
Sentencia Justin Yifu Lin, Vice Presidente Senior y Economista Jefe del Banco Mundial.

Lo curioso es que si uno revisa la historia de América Latina, el haberse dedicado por completo a desarrollar su principal ventaja comparativa le ha traido épocas de crecimiento si, pero de crecimiento infeliz por cuanto ha sido incapaz de distribuir el ingreso adecuadamente, en un contexto en el que la economía mundial vivía su periodo de vacas gordas. Paralelamente, dedicarse de lleno a "la ventaja comparativa" ha causado pobreza y violencia en épocas de depresión económica global.

Una pregunta contrafactual. ¿Cuál habría sido el nivel de desarrollo alcanzado por los Estados Unidos si se hubieran dedicado a ser exportadores de petróleo y oro unicamente? ¿Habrían logrado competir en las grandes ligas mundiales si no hubieran intentado industrializarse como lo hizo Europa en su momento?

No hay comentarios.: