jueves, febrero 19, 2009

La desigualdad perjudica al medioambiente

Es la hipótesis que prueba el documento de investigación "¿Es la desigualdad perjudicial para el medioambiente de una economía en crecimiento?" realizado por Hubert Kempf y Sthépane Rossignol (descargar aquí, pdf) de las Universidades de París y Versalles, respectivamente. 

De acuerdo con estos autores, mientras más pobre sea el votante medio para el individuo promedio, menores serán los impuestos que se recaudarán para afrontar los daños al medioambiente, prefiriendo dar un mayor soporte al crecimiento económico. Dicho de manera más simple, la desigualdad es perjudicial para el medioambiente. Mientras más desigual sea una sociedad, más recursos se usarán para sostener el crecimiento a pesar de su impacto negativo en el medioambiente. Por lo tanto, existe una relación inversa entre la preocupación por el medioambiente y la tasa de crecimiento escogida por la política (pág.2).

Esta hipótesis fue desarrollada por Magnani (2000) usando datos de corte transversal, demostrando que existe una relación negativa entre la desigualdad y el gasto público relacionado con la protección del medioambiente. A esta relación se la ha llamado "la curva de Kuznets medioambiental". Sin embargo, los datos utilizados no contemplaban un periodo de tiempo más amplio por lo que no se abordó un estudio dinámico de dicha hipótesis.

El estudio comentado supera esta limitación. Sin embargo, no trabaja con evidencia empírica sino más bien con evidencia lógica-matemática, la cual aparece muy sofisticada para el lector promedio. Pero no es muy difícil encontrar ejemplos patéticos que la prueben. La realidad peruana en su conjunto grafica bien este caso. Pero creo que en extremo, uno puede listar varias ciudades peruanas que aprueban la explotación minera, libre y soberana, en vez de presionar por un mayor gasto que limite o aminore los impactos negativos de dicho crecimiento sobre el medioambiente.

Listen uds. mismos. Pasco, La Oroya, Cajamarca, ...

No hay comentarios.: