domingo, febrero 01, 2009

Mayor transparencia sobre el Plan Anti Crisis

Hasta el momento, observo que la discusión de nuestros especialistas locales sobre el llamado Plan Anti Crisis (ahora Plan de Estímulo Económico, PEE) se concentra en los siguientes puntos:
  • La celeridad de la implementación del PEE
  • El monto de los recursos que inyectará el PEE con respecto al PBI peruano
  • La distribución de estos recursos según sector económico, territorio y tiempo
Estos tres puntos de alguna manera han sido abordados por el actual gobierno. 

Para el primero, el Presidente Alan García cambió de ministro de Economía para que de una vez por todas ejecutara los recursos comprometidos en el referido plan. Hemos pasado del ministro "austero" al ministro "gastón", algo que en la coyuntura de 2008 era visto mal puesto que exageraba la presión inflacionaria externa. Ahora que la coyuntura ha cambiado, era necesario tener un ministro "prociclico" como Carranza antes que uno "fondomonetarista" como Valdivieso que ya parecía muy obstinado con sus tres o cuatro ideas viejas limitando el gasto público e intentando endeudarse con bonos que ningún inversionista quería comprar. El diario El Comercio ha hecho bastante énfasis en este punto también, para alcanzar la meta del 5% de crecimiento del PBI este 2009.

En segundo lugar, el monto de recursos destinados en el PEE parece no ser suficiente puesto que apenas si alcanza a representar el 1% del PIB peruano. Sobre este punto se manifestó Waldo Mendoza señalando que este era muy pequeño como para impedir la desaceleración de la economía. Algo de eso ya lo había mencionado en un artículo anterior, el BID calculó que sólo por el fenómeno inflacionario de los alimentos se necesitaba un estímulo de alrededor del 4% para evitar que la pobreza suba. La respuesta a esta observación al parecer ha sido positiva pues se aprobaron ya no 4500 millones de soles sino mas bien 5.5 mil millones para impulsar a la economía. Esto nos deja sin embargo, en la cuarta parte del camino. Supongo que vendrán otros tres paquetes más durante el año.

Finalmente, tenemos el tema de la distribución de los recursos. Si bien es cierto que se ha detallado la lista de proyectos que conforman el nuevo PEE, estos continúan siendo muy "gruesos". Esta información no llega a satisfacer la necesidad de conocer en concreto cómo se va a destinar el gasto. Es imperioso saber no sólo el monto sino cómo se va a distribuir el presupuesto del PEE tanto de manera sectorial, regional y en qué plazo con una estimación mínima de cual es el impacto neto  esperado sobre los niveles de vida de las familias que viven en ellas.

Otras cuestiones que han sido menos discutidas son las reformas necesarias que se deben hacer para financiar este PEE. Tenemos el problema de la caída de los ingresos fiscales fruto de la crisis, los problemas con el tipo de cambio y las reservas y cuánto tiempo debe durar el estímulo.

En el primer caso, los TLC están contribuyendo a que una parte importante de nuestros ingresos se vayan diluyendo puesto que nuestro Estado ya no podrá financiarse vía este sector tan conectado con la globalización. En el segundo, Félix Jiménez nos explica con elocuencia como este problema aparece como una encrucijada muy fuerte que limitaría nuestra capacidad de respuesta a la crisis. Finalmente, apenas si Elmer Cubas tocó el tema de cuánto debe durar el plan cuando fue entrevistado por el Comercio. En todo caso, puede que sirva la lectura del siguiente paper (pdf) para la discusión si necesitamos un PEE tipo shock o un PEE permanente para salir adelante.

No hay comentarios.: