lunes, marzo 02, 2009

El plan anticrisis ¿Un programa radical proempresas?

El Plan Anticrisis (o Plan de Estímulo Económico) aparece como una política ágil y urgente al emitirse varios decretos desde el Ejecutivo que cuestionan la eficiencia del Congreso para responder a la crisis internacional. Los medios hablan entonces de la lentitud e incapacidad del Congreso para discutir cuestiones realmente importantes como ella, mientras que algunos congresistas apristas, solapada o abiertamente, ya están buscando donde alojarse fuera de él.

Una situación similar a esta se vivió durante la época del Fujimorismo, cuando este recién se iniciaba en la primera mitad de los noventa. Los decretos emitidos por el Ejecutivo parecían ser frenados por un pesado Congreso. Al final, Fujimori decidió cerrarlo para aplicar su programa del shock sin límites. Este proceso dio paso a una estabilidad sin precedentes en el país, pero con un mercado concentrado en no pocos monopolios a escala nacional.

A continuación reproduzco parte de la entrevista realizada por la Revista Ñ a Naomi Klein, célebre autora del libro La Doctrina del Shock, comentado ya en este blog (ver aquí).
¿Qué quiere decir con "shock"? ¿Cómo definiría a la "doctrina del shock"?
Un shock es cualquier acontecimiento catastrófico que nos desorienta. Mi forma preferida de entender el shock es decir que es la brecha entre un acontecimiento y el relato que lo explica. Ese lapso, esa brecha que se abre entre acontecimiento y relato es el estado de confusión en el cual somos vulnerables. La doctrina del shock es la filosofía del poder que entiende que esa brecha es el mejor momento para imponer un programa radical pro-empresas.
Con esta experiencia y la definición, está claro que el plan anticrisis tendrá resultados positivos, pero a favor del gran capital antes que de los trabajadores o la sociedad en su conjunto.

No hay comentarios.: