lunes, junio 28, 2010

La tercera depresión

Paul Krugman
New York Times, 27 de junio de 2010

Las recesiones son comunes; las depresiones son raras. Por lo que yo puedo decir, sólo hubo dos épocas en la historia económica que se describen ampliamente como "depresiones": los años de deflación y la inestabilidad que siguió al pánico de 1873 y los años de desempleo masivo que siguieron a la crisis financiera de 1929-31.

Ni la Gran Depresión del siglo 19, ni la Gran Depresión de los 20 fue una época de declive imparable - por el contrario, ambos incluyeron períodos en que la economía creció. Pero estos episodios de mejora no fueron suficientes para deshacer el daño de la caída inicial, y fueron después seguidas de recaídas.

Estamos ahora, me temo, en las primeras etapas de una tercera depresión. Probablemente se parecerá más a una larga depresión que a una muy severa Gran Depresión. Pero el coste - a la economía mundial y, sobre todo, a los millones de vidas arruinadas por la ausencia de puestos de trabajo - será, sin embargo, enorme.

Y esta tercera depresión será, ante todo, un fracaso de las políticas. En el mundo - más recientemente durante la profundamente desalentadora reunión del G-20 del fin de semana pasado - los gobiernos están obsesionados por la inflación cuando la verdadera amenaza es la deflación, predicando la necesidad de ajustarse el cinturón cuando el verdadero problema es el gasto público inadecuado.

En 2008 y 2009, parecía como si se hubiera aprendido de la historia. A diferencia de sus predecesores, aquellos que elevaron las tasas de interés ante la crisis financiera, los líderes actuales de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo recortaron las tasas y se movieron rápidamente para apoyar los mercados de crédito. A diferencia de los gobiernos del pasado, que trataron de equilibrar los presupuestos afrontando una economía que se hundía, los gobiernos de hoy en día permitieron un aumento del déficit público. Y las mejores políticas ayudaron al mundo a evitar un colapso total: la recesión provocada por la crisis financiera podría decirse que terminó el verano pasado.

Pero los historiadores del futuro nos dirán que este no fue el final de la tercera depresión, al igual que la reactivación de los negocios que comenzó en 1933 no fue el final de la Gran Depresión. Después de todo, el desempleo - especialmente el desempleo de larga duración - se mantiene en niveles que han sido considerados catastróficos no hace mucho tiempo, y no muestra signos de bajar rápidamente. Y tanto en los Estados Unidos como Europa se encuentran bien encaminados hacia la trampa deflacionaria al estilo de Japón.

Frente a este sombrío panorama, se podría haber esperado que los responsables políticos se den cuenta de que todavía no han hecho lo suficiente para promover la recuperación. Pero no: en los últimos meses ha habido un resurgimiento impresionante del dinero difícil-y la ortodoxia del presupuesto equilibrado.

En cuanto a retórica se refiere, el renacimiento de la religión de los viejos tiempos es más evidente en Europa, donde los funcionarios parecen estar recibiendo sus tópicos de conversación de la colección de discursos de Herbert Hoover, hasta e incluyendo la afirmación de que aumentar los impuestos y recortar el gasto realmente expandirá la economía, mediante la mejora de la confianza empresarial. Como un ejemplo práctico, sin embargo, verán que América no lo está haciendo mucho mejor. La Fed parece consciente de los riesgos de deflación - pero lo que se propone hacer con respecto a estos riesgos es, en pocas palabras, nada. La administración Obama entiende los peligros de la austeridad fiscal prematura -, pero debido a que los republicanos y los demócratas conservadores en el Congreso no autorizarán ayudas adicionales a los gobiernos estatales, es que la austeridad está llegando de todos modos, en forma de recortes presupuestarios a nivel estatal y local.

¿Por qué el giro equivocado en la política? Los de la línea dura a menudo invocan los problemas que afronta Grecia y otros países alrededor de Europa para justificar sus acciones. Y es verdad que los inversores de bonos han colocado a los gobiernos con déficits inmanejables. Pero no hay pruebas de que la austeridad fiscal de corto plazo para afrontar una economía deprimida tranquiliza a los inversores. Por el contrario, Grecia se ha comprometido con la austeridad, sólo para encontrarse que los diferenciales de riesgo se han ampliado cada vez más; Irlanda ha impuesto recortes salvajes en el gasto público, sólo para ser tratado por los mercados como un riesgo peor que España, donde han sido mucho más reacios en tomar medicamentos de la línea dura.

Es casi como si los mercados financieros comprendieran lo que los responsables políticos no parecen comprender: que si bien la responsabilidad fiscal a largo plazo es importante, reducir el gasto en medio de una depresión, profundiza la depresión y allana el camino para la deflación, lo que es una realidad auto- contraproducente.

Así que no creo que esto se trate realmente acerca de Grecia, e incluso acerca de cualquier apreciación realista de las compensaciones entre los déficit y el empleo. Es, en cambio, la victoria de una ortodoxia que poco tiene que ver con el análisis racional, cuya principal premisa es que el sufrimiento que impone sobre otras personas es la forma de mostrar su liderazgo en tiempos difíciles.

¿Y quién va a pagar el precio de este triunfo de la ortodoxia? La respuesta es, decenas de millones de trabajadores desempleados, muchos de los cuales continuarán sin empleo durante años, y algunos de los cuales nunca volverán a trabajar.

Traducción: Raúl Mauro

2 comentarios:

Diseño web Peru dijo...

muy bueno el blog y sus pensamientos son excelentes......

SeowebPeru dijo...

excelente blog, realmente muy concisos y relevantes.