jueves, junio 07, 2007

Transición demográfica peruana frente a la europea

La transición demográfica es un modelo mental que sirve para describir el proceso de evolución de la población desde una situación donde existen altas tasas de mortalidad y natalidad (un modelo ineficiente) hacia otra, donde ambas tasas son bajas (un modelo eficiente). De acuerdo con esta visión, todo proceso de transición demográfica es inherentemente distinto en cada país o región, puesto que este se encuentra explicado por múltiples factores interrelacionados, ya sea de orden político, económico o social. El proceso de transición demográfica ocurrido en nuestro país ha tenido varias características distintivas frente al acaecido en promedio en la Europa del siglo XIX y XX, de las cuales sólo destacaré tres:

En primer lugar, el momento de inicio de la transición demográfica se dio mucho más tarde en nuestro país que en Europa. Esto puede ser explicado por factores históricos, políticos y económicos. El proceso de industrialización comenzó mucho más tarde en nuestro país y fue truncado debido a que, para el proceso de globalización, era mucho más eficiente que el Perú se insertara como un país productor y proveedor de materias primas para el mundo desarrollado.

En segundo lugar, la transición demográfica ha sido mucho más rápida en nuestro país que en el caso de los países europeos. Esto se debe a que la naturaleza de este proceso ha sido también distinta, a pesar que el orden de los eventos ha sido similar (primero cayeron las tasas de mortalidad y luego las tasas de natalidad). Mientras que en los países europeos la caida de las tasas de mortalidad han estado explicadas por la lenta asimilación de un conjunto de cambios estructurales en términos de mejoras en la nutrición, de los niveles de vida y de cuidados de salud; en nuestro país, la introducción de tecnologías de salud pública (vacunas, asepsia, erradicación de vectores, etc.) fueron materia de política pública más costo efectiva que los cambios estructurales, que también se dieron, pero a escala mucho menos importante que lo que se dió en Europa.

Finalmente, la transición demográfica en nuestro país no ha estado acompañada de una transformación productiva de la economía, como si sucedió en Europa, que provea de empleos de calidad a la población en edad de trabajar. Es por esta razón que los procesos de informalización de la mano de obra, surgidos del anterior desfase señalado, han puesto en riesgo a la población dependiente ya sea por la vía privada (pocas familias pueden costear la alimentación/educación/salud/jubilación deseadas por su alto costo) o pública (el Estado no puede recaudar lo necesario para costear la educación/salud/jubilación deseadas para la mayoría de la población lo que le obliga a privilegiar la alimentación).

En conclusión, podría decir que el proceso de transición demográfica de nuestro país ha sido secuencialmente similar a los países europeos, pero de una velocidad, naturaleza y composición distinta a la vivida por ellos. Esto significa que las soluciones deben ser también distintas. En el marco de la teoría demográfica transicional, esta debería darse en un modelo abierto de crecimiento poblacional, es decir, donde los flujos migratorios desde los países menos desarrollados hacia los más desarrollados, sean promovidos antes que limitados, a fin de lograr que la pirámide poblacional del mundo (como un todo) se estabilice en una situación eficiente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

buenos días, soy española y estoy realizando un trabajo sobre la ralidad demográfica peruana, su artículo me ha servido de gran ayuda, muchas gracias!!