viernes, octubre 10, 2008

Rescatar al mundo con un feriado financiero

Paul Krugman subraya lo que dice Bloomberg acerca de la actual crisis financiera mundial:
Los ministros de finanzas y banqueros centrales del Grupo de los Siete señalaron su renuencia a adoptar un esfuerzo coordinado para apuntalar los bancos, poniendo en arriesgando una profunda crisis de confianza después de esta semana de crash en los mercados de valores mundiales. 
Y se pregunta:
¿Tienen idea estas personas de lo mucho que está en riesgo?
Un perspicaz lector responde:
Paul, creo que ellos tienen una muy buena idea de lo que está en juego. El problema es cuando uno lidia con un mafioso o un terrorista, uno nunca sabe cuándo podrá parar, ya que ellos volverán por más. Esto también es válido para los jugadores de alto riesgo que dominan las finanzas en estos días. La mejor manera que tiene la gente razonable para hacer frente a esto es simplemente examinar todo lo que está en riesgo, y actuar en consecuencia. 
La comparación me parece espeluznante, pero bastante válida frente a lo que está aconteciendo ahora. A los inversionistas especuladores globales no les preocupa los miles de trabajadores que perderán sus empleos, ni las familias que tendrán que sostener frente a la recesión más grave de la historia posmoderna, ni las pérdidas financieras que golpearán los sistemas de pensiones privadas o los sistemas de seguros que cubren a la gente de a pie. Tampoco les preocupa si gobiernos tercermundistas tendrán que comprimir sus presupuestos perjudicando los intereses de miles de pobres que verán recortadas sus posibilidades de inversión social. Técnicamente, no se diferencian mucho de los terroristas y por lo tanto, no se les puede rendir tributo buscando qué recuperar su confianza. Lo que se necesita mas bien, es parar las negociaciones con tales individuos hasta que se redefinan los términos con claridad.

Por lo pronto, el rumor periodístico de que Berlusconi ha recomendado al mundo cerrar las bolsas hasta que se reescriban las reglas de funcionamiento del mercado, parece ser la propuesta más concreta y costo eficiente (frente a los costosos paquetes de salvataje que se están programando para inyectar en el mercado, ahora también en Inglaterra) para parar las caidas de las bolsas en todo el mundo. El economista Roubini, profeta de este colapso entre manos, ha hablado de por lo menos un "feriado bancario" para realizar algún tipo de triaje para resolver la crisis (ver otras medidas recomendadas aquí).

Esta es una estrategia que han aplicado varias bolsas en el mundo pero sólo parcialmente. Es decir, han cerrado durante algunas horas del día o antes de la hora usual de término de operaciones. La han seguido las bolsas de Rusia, Lima, entre otras más, con éxito comprobado (es decir porque no cayeron más que si se hubiera continuado con la jornada) hasta que han vuelto a abrir. Ello sucede porque el epicentro de la crisis continúa abriendo como si nada pasara cerrando no un día negro, sino una semana negra para el mundo.

Pero el feriado financiero debe hacerse con la finalidad de reescribir las reglas de funcionamiento del mercado internacional. Es necesario refundar el capitalismo. Un capitalismo al servicio del ser humano. Donde todas las partes interesadas, los países desarrollados, los que están en desarrollo, y los pobres deben participar en el espacio de las Naciones Unidas. No sólo los gobiernos del grupo de los 7 o los 8 porque sino será igual que siempre: pasarán la factura a los países emergentes, medios y pobres.

Por ello creo que la solución que surja de las próximas reuniones que tendrán los ministros de los gobiernos más poderosos del mundo, no será justa si no se discute en el marco de un nuevo acuerdo para el desarrollo económico, político y social con todos los representantes del mundo. Y luego será necesario hacer seguimiento a dichos acuerdos por la paz y seguridad mundial. 

---------------------
Note: Original text updated several times as new information gathered was analyzed.

No hay comentarios.: