domingo, junio 10, 2007

Comprobado: Lima sin clase media

Un reciente estudio publicado por el CIES en su página web (elaborado por Viviana Salgado - UNI) presenta evidencia a favor de que en Lima, a partir de 1996, ya no existe una clase media de trabajadores. Es decir, sólo existen trabajadores que ganan muy bien "las de ingreso alto" y trabajadores que ganan muy mal "las de ingreso bajo". Es un mercado laboral bipolar. En palabras de la investigadora (pág. 30 del estudio):

¿Cuál es la representación más apropiada para caracterizar la distribución de ingresos en Lima Metropolitana? ¿Son dos o tres grupos la característica que mejor representa la distribución? [...] la mejor descripción de Lima Metropolitana, en todos los años de estudio, es la de una sociedad con dos tipos de personas: las de ingreso bajo y las de ingreso alto. Sin embargo, al considerar el menor nivel de sensibilidad, la mejor descripción [desde 1990] hasta 1995 consistía en una ciudad con tres tipos de ingresos, sin embargo, desde 1996 hasta el 2005 Lima se ha convertido claramente en una región con dos polos.
De acuerdo con las pruebas realizadas por la autora, las razones que explican la existencia de estos dos grupos diferenciados son fundamentalmente el nivel educativo, la calificación y la pertenencia al sector formal o informal. Los trabajadores limeños que tienen ingresos altos tienen una educación universitaria completa o superior y pertenecen definitivamente al sector formal. En contraste, los trabajadores limeños que tienen ingresos bajos tienen una educación superior incompleta o menor y pertenecen al sector informal.

Los factores biológicos como la edad o el sexo habrían perdido capacidad explicativa suficiente para describir la estructura bipolar de los ingresos de los trabajadores limeños. En cierto sentido, esta es una buena noticia, ya que hablaría de un mercado laboral que está madurando respecto de estos factores haciéndolo más equitativo. No obstante, creo que esta es una hipótesis que debiera ser evaluada a través de otras aproximaciones metodológicas y en subgrupos poblacionales específicos donde estas variables pueden ser todavía significativas para explicar estructuras de ingresos laborales distintas.

Una última cuestión que me llama poderosamente la atención es que un quinto factor evaluado en el estudio es que la pertenencia de un trabajador a un determinado sector económico no explique la polarización en Lima. Se me ocurre que la masificación del sector informal en Lima haría que las diferencias remunerativas para un trabajador dependiente entre actividades económicas sea mínima. Sería indiferente para una persona trabajar con los zapateros en Caquetá, con los confeccionistas de Gamarra, con los que hacen muebles en Villa El Salvador, o como cambista de dólares o euros en Miraflores.

Sea como sea, la observación empírica que hice en un post anterior sobre la disminución relativa de los ingresos agregados de lo que vendría a ser la clase media trabajadora en Lima, estaría siendo confirmada por este estudio que acabo de comentar.

No hay comentarios.: