miércoles, agosto 13, 2008

BID: inflación aumentará la pobreza de Perú en 5.3%

En contraste con la posición del Banco Mundial, en el que la pobreza de nuestro país se ha reducido en 5.2 puntos porcentuales en un entorno inflacionario global de los alimentos, (ver estudio del BM que explica porqué esto sería así, pdf) el BID acaba de lanzar un nuevo estudio donde alerta que un aumento del 30% de los precios de los alimentos, impactará negativamente incrementando el porcentaje de pobres en 5.3 puntos porcentuales. Es decir, no sólo volveremos al partidor, sino un poquito más atrás en materia de lucha contra la pobreza. El gráfico que presenta este cálculo se muestra a continuación (ver el artículo aquí, html):


¿Cuánto deben destinar los gobiernos para que la crisis mundial alimentaria no nos afecte tanto? De acuerdo con el mismo estudio, el Perú deberá destinar alrededor del 4.43% de su PIB y es, según el siguiente ranking el segundo país que más recursos tendrá que comprometer para evitar que las cifras sociales se les hunda. El gráfico va a continuación:
Recursos que se necesitan para evitar una agudización de los niveles de pobreza (porcentaje del PBI, shock de precios internacionales)

Frente a este panorama, la receta del BID aparece bastante oportuna (cursivas mías)
La mejor política es aumentar la transferencia de dinero en efectivo a los pobres, porque permite a los hogares ajustar su dieta a los precios relativos y no limita el ingreso de aquellos que proveen alimentos a los pobres. A largo plazo, estas transferencias ofrecen los incentivos correctos a los productores de alimentos para aumentar su producción, dijo Duryea.

Además, los países deben asumir pasos concretos para fomentar la producción agrícola interna, incluyendo la disminución de las barreras comerciales, para que los productores puedan beneficiarse con los altos precios del mercado externo. Los gobiernos también necesitan racionalizar la importación de alimentos y mejorar el transporte y la logística, para reducir los costos a los consumidores.
Digo oportuna, porque el BID ha destinado un fondo de USD 500 millones listos para ser tomados por quienes necesiten -por medio de deuda- para resolver sus problemas en ciernes. En el caso peruano, creo que sería más bien necesario plantear una reforma tributaria que permita financiar las épocas de vacas flacas a partir de las ganancias extraordinarias del capital que todavía tienen para rato.


No hay comentarios.: